Morihiro Saito Sensei

Morihiro Saito Shihan 9o Dan de Aikido, nació en la prefectura de Ibaraki, Japón el 31 de marzo de 1928. Fue uno de los practicantes de Aikido más destacados y de más alta graduación en el mundo.

Proveniente de una familia granjera de pocos recursos, comenzó su estudio de las artes marciales entrenando Karate (estilo Shito-ryu) en Meguro. También entrenó Judo y Kendo.

En 1946, a la edad de 18 años, escuchó acerca de "un anciano que hacía extrañas técnicas en una montaña cerca de Iwama". Se trataba del maestro Morihei Ueshiba, que en esa época enseñaba "Ueshiba-ryu budo". Desde ese año hasta la muerte de O'Sensei en 1969, Saito sirvió de asistente del maestro Ueshiba (como Uchi-deshi), a la vez que su propia esposa servia a la mujer de O'Sensei.

El fundador confió completamente en su devoto alumno y le enseñó todo, ya sea desde el punto de vista teórico como técnico. Saito Sensei no se permitió nunca interpretar o cuestionar lo que recibió de O'Sensei; simplemente se limitó a memorizar, a estudiar y a ayudar al Maestro. Morihiro Saito fue el único Maestro que preservó y transmitió intacto el Aikido original tal y como se enseñó en Iwama. Lo que caracterizó la enseñanza de Saito Sensei, fue la misma importancia que le dio a las técnicas de Tai-Jutsu (técnicas de manos libres) y al Buki-Waza (Técnicas con armas), que comprende el estudio del Ken (espada) y del Jo (bastón). Esta interrelación entre el Tai-jutsu, el Jo y el Ken era para el fundador, determinante para el estudio del Aikido y Saito Sensei basó toda su pedagogía en la aplicación meticulosa de estos principios.

Luego de la muerte de O'Sensei, fue el guardián y protector del Santuario Aiki de Iwama, construido por el propio fundador del Aikido, para la preservación y el cuidado de la técnica y el espíritu del Aikido para las futuras generaciones. Fue ahí donde el fundador vivió a partir del fin de la segunda guerra mundial y fue ahí también donde finalmente nació el término AIKIDO, luego que el fundador evolucionara su arte del Aiki-bujutsu, al Aiki-budo, para finalmente llegar al Aikido o la vía del Aiki. Por ello este lugar es reconocido como el lugar del nacimiento del Aikido.

Es también uno de los cuatro lugares donde descansan cenizas de O'Sensei, junto con el templo de la Familia Ueshiba en Tanabe, el cementerio de la familia Ueshiba en Ayabe, y el Gran templo y Santuario de Kumano.

El Aikido moderno, tal y como que se practica hoy en día en la mayor parte del mundo, deriva de la interpretación de famosos maestros como Gozo Shioda, Koichi Tohei, el propio hijo del fundador Kishomaru Ueshiba, Kenji Tomiki, Minoru Mochizuki y tantos otros alumnos del creador del arte y no directamente de la difusión internacional del Aikido por el fundador mismo.

A partir de los años 50 estos famosos maestros introdujeron sus propias ideas y modificaciones personales al arte, lo cual era previsible.

La razón de esto se explica fácilmente, por los eventos posteriores a la 2a Guerra Mundial, que fue el largo periodo de retiro voluntario de O'Sensei en Iwama.

También se debe al hecho que el hijo del fundador, Kishomaru Ueshiba, por razones obvias y de fuerza mayor, en aquel tiempo tuvo que dedicarse de lleno a la enseñanza y la administración del cuartel general del Aikikai de Tokio (Hombu Dojo), que fuera fundado también por el propio creador del Aikido. Hoy en día esta es la sede de la Fundación Aikikai.

Casi todos los viejos alumnos que practicaban en Iwama se alejaron de aquel Dojo, muchos durante la guerra, otros un poco después, ya que la vida en Iwama era muy dura en aquel tiempo, había carencia de alimentos y era necesario trabajar la tierra para subsistir.

Sin embargo, Saito Sensei estuvo siempre al lado del Fundador en aquellos años difíciles, ayudándolo aun en los trabajos más humildes. Si bien es cierto, fue una vida llena de sacrificios, Saito Sensei tuvo así la suerte y fortuna de pasar más tiempo que ningún otro alumno con el fundador, pues estuvo durante 24 años a su servicio.

La razón de la increíble habilidad que alcanzó Saito Sensei en la práctica con armas, así como de mano libre, radicó en el hecho de que muy pocas personas tuvieron el privilegio de estudiar tanto tiempo con el fundador y ninguno como él permaneció junto al maestro hasta el final de sus días.

Debido a la gran impresión que causó la difusión de los libros y videos del Maestro Saito, él fue invitado constantemente a muchos países del mundo a dictar cursos y seminarios, que sirvieron para enriquecer y elevar el nivel del Aikido Mundial.

El maestro Morihiro Saito falleció el 13 de mayo de 2002 a la edad de 74 años. El antiguo Dojo de Iwama se encuentra bajo control de su heredero legal, el Doshu Moriteru Ueshiba, nieto del fundador, quien preside la fundación Aikikai.

Afortunadamente, la práctica del Aikido del fundador en Iwama seguirá adelante en manos del sucesor del maestro Morihiro Saito, su propio hijo Hitohiro Saito, quien para esto ha creado la organización "Iwama Shinshin Aiki Shurenkai". Actualmente las prácticas siguen como de costumbre en el Tanrenkan de Iwama Japón.



"En el Aikido hay muchos maestros. Vaya y véalos, eso está bien. Encuentre la escuela que más le conviene. Usted tiene esa libertad, yo no. Yo practico el Aikido del Fundador."

Morihiro Saito Sensei

shin shin aikishurenkai uruguay