O Sensei Morihei Ueshiba

Morihei Ueshiba nació el 14 de Diciembre de 1883 en Tanabe, Prefectura de Wakayama. Era el cuarto hijo y el único varón de Yoroku Ueshiba y Yuki Itokawa.

En 1902 Morihei se fue a Tokio donde trabajó como empleado durante algún tiempo antes de instalar su propia compañía de artículos de escritorio y material escolar, el Almacén Ueshiba. Fue durante esta primera estancia en Tokio cuando Morihei comenzó su estudio de las artes marciales, aprendiendo jujutsu y kenjutsu tradicionales. Sin embargo más tarde en ese mismo año, enfermó de beri beri y se vio forzado a abandonar Tokio.

En 1903 Morihei se alistó en el ejercito en Osaka, donde le pusieron el apodo de "Rey de los soldados" por su habilidad con la bayoneta y su carácter honesto y trabajador. Durante la vida militar en sus ratos libres Morihei continuaba con su interés en las artes marciales asistiendo al dojo de Masakatsu Nakai en Sakai, donde aprendió las técnicas de la escuela Goto Yagyu-ryu jujutsu.

En 1907 Morihei se licenció del ejército y volvió a Tanabe, donde trabajó en la granja familiar y participó de la política del pueblo, convirtiéndose en el líder local de la Asociación de Jóvenes.

Durante este período su padre contrató al judoka Kiyoichi Takagi, que estaba de visita en Tanabe, para enseñar a Morihei, y convirtió el granero familiar en un dojo. Aquí fue donde Morihei aprendió el estilo de judo del Kodokan. También continuó asistiendo al Nakai Dojo y recibió un certificado de la escuela Goto.

Morihei permaneció en Tanabe los tres años siguientes. En 1910, se interesó en un plan gubernamental de colonización de Hokkaido. Decidió formar un grupo de colonos convirtiéndose en el líder del grupo Kishu y en Marzo de 1912 abandonó Tanabe.

Esta zona donde todavía hoy existe el pueblo de Shirataki, era entonces un erial, y los colonizadores tuvieron que luchar contra el clima inclemente y las pobres condiciones de la tierra. Fue durante su período en Hokkaido cuando Morihei conoció a Sokaku Takeda, el famoso maestro de la Daito-ryu jujutsu.

A mediados de Noviembre de 1919 Morihei recibió la noticia de que su padre estaba seriamente enfermo. Abandonó Hokkaido para dirigirse a Tanabe, cerrando un período de ocho años en Shirataki. En su viaje de regreso, Morihei oyó que el líder de la religión Omoto-kyo, Onisaburo Deguchi, estaba viviendo en la cercana Ayabe.

Luego de la muerte de su padre el 2 de Enero de 1920 Morihei decidió trasladarse a Ayabe en busca de una vida más espiritual bajo la dirección de Onisaburo Deguchi. Obtuvo una casa detrás de la escuela primaria, dentro del recinto sagrado de la Omoto-kyo y allí vivió ocho años hasta su traslado a Tokio en 1928.

Durante este período Morihei convirtió parte de su casa en un dojo de dieciocho tatami, y abrió la Academia Ueshiba, donde enseñaba cursos introductorios en las artes marciales, principalmente a seguidores de la Omoto-kyo.

Al año siguiente del traslado de Morihei a Ayabe, la instrucción que se ofrecía en la Academia Ueshiba empezó gradualmente a aumentar en extensión y en profundidad, y comenzó a correr la voz de que había un maestro excepcional de artes marciales viviendo en Ayabe.

En torno a esta época la práctica de Morihei de las artes marciales comenzó gradualmente a adquirir un carácter espiritual. Esta concepción fue llamada formalmente en 1922 "aiki-bujutsu", pero se dio a conocer al público en general como Ueshiba- ryu aiki-bujutsu. En 1924 Morihei se embarcó en una aventura que resultó ser crucial para su desarrollo espiritual. El 13 de Febrero se fue en secreto de Ayabe con Onisaburo en dirección a Manchuria y a Mongolia, en busca de una tierra sagrada donde poder establecer un nuevo gobierno mundial basado en preceptos religiosos. El día 15 llegaron a Mukden y condujeron al Ejército Autónomo del Noroeste (también conocido como el Ejército de la Independencia de Mongolia), al interior del país. Sin embargo, su expedición fue desafortunada; cayeron víctimas de un complot y el 20 de Junio, se encontraron con tropas chinas esperándoles para arrestarles. Morihei, Onisaburo y cuatro más fueron sentenciados a muerte. Afortunadamente, justo antes de que les fueran a ajusticiar, un miembro del personal consular japonés intervino y consiguió su liberación y su retorno a Japón.

En 1930 Morihei consiguió una villa en Ushigome, Wakamatsu-chó, y comenzó la construcción de un nuevo dojo. Mientras se estaba realizando el trabajo dispuso de un dojo temporal en Mejirodai, y fue allí, en Octubre de 1930, donde recibió la visita de Jigoro Kano, el fundador del judo y cabeza del Kodokan. A Kano le impresionó mucho la técnica de Morihei y le alabo diciendo "Este es mi budo ideal". Posteriormente, Kano envió a dos de sus alumnos, Jiro Takeda y Minoru Mochikuzi, para que entrenaran con Morihei.

En Abril de 1931 finalizó la construcción de un dojo de aiki-budo de un total de ochenta tatami, conocido como el Kobukan. Durante los diez años siguientes el aiki-budo experimentó su primera época dorada. En esa época el Kobukan era conocido como el "dojo del infierno" por el entrenamiento tan extraordinariamente intenso que se practicaba allí.

Para mediados de los años treinta, Morihei se había hecho famoso en el mundo de las artes marciales. Llamó la atención del público por la naturaleza original de su creación "la unión del espíritu, de la mente y del cuerpo" en el aiki, llamada formalmente aiki-budo. Durante este período Morihei practicaba kendo intensivamente en el Kobukan Dojo.

Con el estallido de la Guerra del Pacífico los alumnos del dojo de Tokio fueron yéndose uno tras otro al frente. En 1941, el aiki budo fue incorporado al Butokukai (una corporación gubernamental que reunía todas las artes marciales en una sola organización). Fue en torno a esta época cuando se empezó a utilizar por primera vez el nombre de aikido. Morihei decide restablecer las bases organizativas del aikido en la Prefectura de Ibaraki y se trasladó con su mujer a Iwama, donde vivió frugalmente en una granja.

En Iwama, Morihei comenzó la construcción del santuario interior del aikido: un complejo que incluía el Santuario Aiki y un dojo aire libre.

Luego de finalizada la guerra, el Dojo Kobukan en Tokio salió indemne, pero después de la guerra fue utilizado como refugio por más de treinta familias sin hogar, siendo imposible continuar allí con la práctica. Por tanto se traslado la sede central del aikido a Iwama.

El 9 de Febrero de 1948 el Ministerio de Educación concedió permiso para restablecer el Aikikai. Durante esa época el dojo principal de Tokio recibió el nuevo nombre de Ueshiba Dojo y Sede Central Mundial del Aikido.

De 1950 en adelante, Morihei comenzó de nuevo a viajar por el Japón respondiendo a invitaciones para enseñar, dando conferencias y haciendo demostraciones. Cuando alcanzó los setenta años de edad, la magnifica técnica de Morihei surgía cada vez con más fluidez de la inmensidad de su espíritu, en contraste con la fiereza y la fuerza física características de sus primeros años poniendo un mayor énfasis en la naturaleza amorosa del aikido (El primer carácter de aikido, "ai", que significa armonía, se lee de la misma manera que el carácter que significa amor. En sus últimos años, Morihei acentuaba la equivalencia de estos dos significados)

Cuando el aikido se fue estableciendo en la conciencia popular, aumentó rápidamente el número de alumnos de todas partes del mundo. En el propio Japón se abrieron nuevos dojos a lo largo de todo el país, y el aikido se extendió a las universidades, a las oficinas gubernamentales y a las empresas, anunciando una segunda época dorada.

En 1960, Morihei recibió de manos del Emperador Hirohito, junto con Yosaburo Uno, décimo dan de Kyudo, la Condecoración Shijuhosho. El 28 de Febrero de 1961 Morihei fue a los Estados Unidos, invitado por el Aikikai de Hawai. Durante su visita, el fundador hizo la siguiente declaración.

..." He venido a Hawai para construir un "puente de plata". Hasta ahora he permanecido en Japón construyendo un "puente de oro" para unir a Japón, pero de ahora en adelante deseo construir un puente para unir a los diferentes países del mundo a través de la armonía y del amor contenidos en el aikido. Pienso que el aiki, fruto de las artes marciales, puede unir a las gentes del mundo en armonía, en el verdadero espíritu del budo, envolviendo al mundo en un amor inalterable"...

En 1964 recibió una condecoración especial del Emperador Hirohito en reconocimiento a su contribución a las artes marciales. El 14 de Marzo de 1967 se llevó a cabo la ceremonia de iniciación de los trabajos para la construcción del nuevo Hombu Dojo en Tokio. El 15 de diciembre de ese año se terminó el nuevo dojo, un moderno edificio de hormigón de tres pisos.

El 15 de Enero de 1969, Morihei asistió en el Hombu Dojo a las celebraciones del Año Nuevo. Aunque parecía gozar de buena salud, su condición física se deterioró rápidamente y murió plácidamente el 26 de Abril de 1969 a las 5 de la tarde. El 1 de Mayo, a partir de las 7:10 de la tarde, se celebró una vigilia en el Hombu Dojo, y ese mismo día el Emperador Hirohito le concedió una condecoración póstuma. Sus cenizas fueron enterradas en el templo de la familia Ueshiba en el cementerio de Tanabe, y se guardaron mechones del cabello del fundador en el santuario Aiki de Iwama, en el cementerio de la familia Ueshiba en Ayabe y en el Gran Santuario Kumano.

shin shin aikishurenkai uruguay